El español Fernando Alonso sigue dando pasos firmes en su aprendizaje para correr las 500 millas de Indianápolis 2017 el próximo 28 de mayo.

Nada más terminar el Gran Premio de España de Fórmula 1, Fernando Alonso cogió un vuelo directo a EE.UU. para tomar parte en el primer día de entrenamientos de la competición. Se trataba del segundo día en el que el piloto español se subía en el monoplaza IndyCar de McLaren después de superar con solvencia el test para debutantes en los primeros días de mayo.

Alonso concluyó en primera posición el primer entrenamiento oficial, de dos horas de orientación, en el que los debutantes rodaron junto a alguno de los ‘veteranos’. El piloto español llevó el monoplaza del equipo Andretti hasta las 221,634 millas por hora (356,67 kilómetros por hora). El segundo mejor en el entrenamiento fue su compatriota Oriol Serviá, que ya ha competido varias veces en la categoría Indy y que debutó en las 500 Millas de Indianápolis en 2009, con el equipo Rahal.

El catalán Serviá, el español con mejores resultados en la Fórmula Indycar, que rodó a una media de 220,759 millas por hora (355,25 kilómetros por hora), participará en la centésima primera edición de la histórica carrera de nuevo a bordo de un Rahal.

En el entrenamiento participaron otros debutantes, como los británicos Ed Jones, que alcanzó la tercera mejor media del mismo, de 218,288 millas a la hora (352,90 kilómetros por hora); y Jack Harvey -como Alonso, del equipo Andretti Autosport Honda-, autor de la sexta media: de 214,353 (344,96 kilómetros por hora).


Alonso, que tomó contacto por primera vez con la Fórmula Indy en la Motor Speedway de Indianápolis -donde ya había corrido cinco veces en F1, con un segundo puesto, en 2007, como mejor resultado- el pasado 3 de mayo, recibió algunos consejos antes del entrenamiento de este lunes por parte del colombiano Juan Pablo Montoya, ex piloto de Fórmula 1 y doble ganador de las 500 Millas de Indianápolis (en 2000 y 2015).

Alonso completó un total de tres tandas: durante la primera, los pilotos debían dar hasta diez vueltas al óvalo -de 4.023 metros- en un rango de velocidad media de entre 205 y 210 millas por hora; en la segunda, quince vueltas entre 210 y 215 millas por hora (346 kilómetros por hora); con un total de otros quince giros en torno o por encima de esa velocidad media. En esta última parte del ensayo Alonso alcanzó la mejor media del día, de 221,634 millas por hora (356,67 kilómetros por hora).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR