Lo reconozco, hoy me he levantado creativo, he recopilado mentalmente todo lo que he leído y escuchado en esta silly season y me ha dado por pensar en una opción remota que no me había planteado hasta ahora: ¿sería posible que Fernando Alonso corra con su propio equipo de Fórmula 1 en 2015? “Estás loco” Pensarás… Si, bastante, pero eso no tiene nada que ver con lo que te voy a contar aquí. Hoy, en este espacio de opinión, hago un ejercicio a medio camino entre “Cómo crear tu propio rumor de Fórmula 1” y cómo una lectura interesada de los hechos nos pueden llevar a que una hipótesis, en principio ‘descabellada’, tenga cierto sentido. Y lo cierto es que cuando he terminado de escribir hasta yo he dudado de si no será una opción viable. A ver qué te parece a ti.

Veamos. Lo primero que he hecho ha sido poner sobre la mesa las declaraciones que ya tenemos y ver qué podemos sacar de ellas para montar nuestra propia historia o, al menos, que no la desmonten. Además de lo de Vettel, Montezemolo nos dio hace un par de semanas una de las claves imprescindibles: “Fernando Alonso se va de Ferrari”. Así que nadie duda ya que busca asiento fuera de Maranello.

Por otro lado, tenemos las palabras del propio Fernando Alonso: “La decisión está tomada desde hace meses”, “Haré lo mejor para mí y para Ferrari”, “Cuando lo anuncie entenderéis que era la mejor opción” y “No correré con un motor Mercedes“. De todo ello nos queda claro que Alonso lleva tiempo planeando su futuro y que no estará en Mercedes (que lo niegan una y otra vez), Lotus, Force India o Williams. Y nuestra línea de especulación apunta, inevitablemente, a Woking.

El retorno de Alonso a McLaren es una operación un tanto espinosa

Cogemos ahora el tema Honda. El interés de los japoneses por Fernando Alonso es una de las prioridades en su retorno a la F1. De hecho, se llegó a hablar de ofertas de hasta 80 millones de euros para tener en nómina al ‘samurai’ de la parrilla corriendo con los motores nipones. Pero el retorno de Alonso a McLaren es una operación un tanto espinosa. Tanto por los antecedentes, como por la incertidumbre de la situación de la propia escudería, así como por sus conocidas clausulas contractuales (en las que los pilotos no pueden tener patrocinadores personales fuera de los del propio equipo). Que hay trabas en esta operación parece evidente, como se demuestra en los rumores de que el español tendría el preacuerdo con los japoneses, pero le estaría costando ajustar los flecos los británicos.

Pero la quiebra de Caterham y Marussia abre de una patada la puerta a la entrada inesperada de nuevos equipos. Una opción que Ecclestone podría estar dispuesto a valorar y más con el poderío de un fabricante como respaldo. Honda ha afirmado que solo participará, por ahora, como suministrador de motores y que su único contrato es con McLaren, aunque también han dicho que esperan ampliar su cartera de clientes en el futuro. Sin embargo, esta nueva situación podría acelerarlo todo y permitirles ‘apadrinar’ una segunda estructura de cara a 2015. Puestos a tener que afinar un nuevo motor V6 turbo híbrido, mejor tener cuatro coches en parrilla que dos.

Ya, pero un equipo de F1 no se monta de un día para otro y estamos hablando de los dos peores de la parrilla. Además, ¿Alonso tiene dinero para montar un equipo de Fórmula 1? Bueno, no conozco el estado de las cuentas bancarias del asturiano, pero queda más que demostrada su faceta emprendedora, así como sus dotes de liderazgo. Tiene en marcha la construcción de su moderno complejo de karting en Asturias, ha montado la primera exposición monotemática sobre un piloto en Madrid y todo parece indicar que las únicas trabas que encuentra su equipo de ciclismo son burocráticas, no económicas. En el caso de una escudería, evidentemente los gastos no correrían en exclusiva por cuenta del propio Alonso. El apoyo de los japoneses y la (indudable) capacidad personal de Fernando para conseguir patrocinios en un proyecto así tendrían el mayor peso.

Un equipo de Fórmula 1 de Fernando Alonso con motores Honda y Ross Brawn como director

Además, tenemos el antecedente en lo que Ross Brawn hizo en 2008, cuando se quedó con los restos de la escudería Honda por 1 libra (más los avales para quedarse con la deuda) y consiguió hacer doblete al año siguiente. Por cierto, Ross Brawn sigue desaparecido y se me ocurre que le podríamos dar un papel protagonista en toda esta historia (por no hablar de lo que podría dar de si todo el tiempo libre que tiene Flavio Briatore). Por otro lado, hay que montar el equipo humano, aunque con las turbulencias que ha provocado la entrada de los V6 turbo en la mayoría de escuderías, es posible que no fuese tan complicado contar con un buen departamento técnico. Sin ir más lejos, la purga de Ferrari podría dejar fuera una interesante mano de obra.

Ya puestos, vamos a buscarle un nombre: ¿Fernando Alonso Racing Team? o mejor algo como ¿Fórmula 1 Alonso? La verdad es que este último permite un acrónimo de lo más interesante: F1A…

Reconozco que la idea es tan descabellada como romántica. Suena a otras épocas. Cuando había pilotos capaces de diseñar sus propios coches, como fue el caso de Bruce McLaren o Jack Brabham. Hace décadas que esas cosas ya no se ven. Incluso aventuras más recientes como la de Alain Prost con Peugeot (con la importante diferencia de que el francés ya no corría), no salieron bien. Pero he pasado un buen rato pensando en lo que pudiera tener de viable esta interpretación subjetiva de hechos y declaraciones. Espero que tú también te hayas entretenido y, como siempre, te invito a que des tu opinión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies