Hoy Marc Márquez no ha llegado a la meta de Termas de Río Hondo. Salió primero y se escapó a media hora de distancia. Pero la mecha de sus neumáticos era más rápida que la de los extraduros de Valentino Rossi, que escaló posiciones en la pista como si llevara unos pies de gato.

Así las cosas, a Marc le entraron las prisas por acabar el trabajo cuando faltaban cuatro vueltas y Rossi ya se le había subido a la chepa. 

Hoy, en Argentina, Márquez se vio en la tesitura de tener que resolver una carrera que había ganado 40 minutos antes, en dos vueltas, contra Rossi ‘El Resucitado’ y sin ruedas. Sencillamente, no supo hacerlo.

Porque hoy tocaba dejar pasar a Rossi. Que te gane, que se lleve la gloria, suene su himno y monte su show en el podio. El tipo lo ha merecido y Márquez se habría ido igual de enfadado (a ninguno de estos les gusta perder -nunca-) pero con 20 puntos en el bolsillo.

Márquez no sabe perder, en el sentido más deportivo de la expresión. Es un yonki del titular, de la epopeya, del récord y la gloria… Y a nosotros, los de este lado de la pantalla, nos encanta, porque hace que esto sea mucho más divertido. Pero hoy era mucho más inteligente dejarse perder que intentar ganar.

Hoy ha sido un buen día para aprender otra valiosa lección, como aquella de Aragón 2014 bajo la lluvia. Hoy, en Argentina, Marc se ha dejado una asignatura pendiente.

Declaraciones de Marc Márquez tras su caída en Argentina 

Resumen del GP Argentina 2015 de MotoGP

Declaraciones de Valentino Rossi tras ganar el GP Argentina 2015

– Toda la información de MotoGP 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR