A Antonio Lobato le hemos dado todos los palos que se le podían dar durante 11 años: que si no tenía ni idea de Fórmula 1, que no sabía inglés (esto fue muy repetido en los primeros años), que si solo hablaba de Alonso (que si era su amor platónico), que si se iban a publicidad en lo mejor de las carreras, o simplemente, que se iban a publicidad… Y hasta los había a los que no les gustaba su tono de voz. 

Y, ahora, Antonio Lobato ya no está en nuestras televisiones. Ni él, ni la F1, al menos en cualquiera de nuestros canales habituales, esos que llevamos viendo desde comienzos de los 90 con solo encender la tele, sin necesidad de pagar una cuota mensual.

Es cierto que Lobato no se ha ido por las críticas de los aficionados, ni ha sido suya la culpa de que la F1 haya perdido interés. Tampoco tiene nada que ver con que el producto haya dejado de ser rentable para las cadenas privadas en abierto, por lo caro que es poder emitirla y la evidente pérdida de audiencia a la sombra de los años de sequía de Fernando Alonso.

Lobato se ha ido por desgaste, porque le apetecía, y ahora disfrutará del tiempo libre en su casa y con su familia hasta que le apetezca montar otra cosa. Y Antena 3 ha dejado la F1 porque le costaba más dinero del que ingresaba, un panorama que tampoco ha interesado a ninguna de las otras cadenas alternativas.
Esto no es noticia. Ya lo sabíamos desde el año pasado. Lo que sí es noticia es que muchos vayan a echar de menos ‘al calvo’.

Pero hoy, el primer fin de semana de F1 del año, España se ha levantado con un agujero negro en sus pantallas. Porque ya sabemos que no todo el mundo iba a madrugar un sábado para ver la clasificación del GP de Australia. Porque todos saben que lo de Alonso no se va a arreglar por ahora y que a Carlos Sainz aún le falta tiempo para descorchar triunfos. La mayoría también piensa que Hamilton hará infumables el 90% de las carreras de la temporada…

Pero esta mañana me han llegado mensajes de amigos y grandes aficionados: “Al final no se ve en ningún sitio, ¿no? Vaya mierda”. La mayoría de ellos ya sabían la respuesta, pero no ha podido resistirse a hacer esa última pregunta, por si había alguna opción de última hora que se les hubiese escapado. 

Así que incluso con todas esas pegas, el aficionado español se ha levantado esta mañana con esa sensación de vacío que produce saber que este fin de semana hay carreras, pero no puede verlas. Ni tan siquiera eso de dejar la repetición puesta de fondo mientras desayuna o prepara la comida en la cocina, incluso sabiendo de antemano el resultado después de haber mirado en internet lo que había pasado.

Nuestras televisiones han perdido un montón de caras que ya nos eran familiares. Nos habíamos acostumbrado a que Antonio Lobato y su equipo se metiesen durante los fines de semana de nueve meses al año en nuestras casas. Y se lo curraban para hacerlo cada vez mejor. Aunque no gustaran a todo el mundo, su esfuerzo y trabajo era incuestionable. Y no lo digo por haber tenido a grandes amigos trabajando con ellos. Que tu abuela sepa hoy en día quién es Sebastian Vettel (aunque le caiga mal) es uno de los triunfos de este equipo. 

Todos hemos disfrutado, sufrido y aprendido con la forma en la que ha entrado en nuestras vidas este fascinante y complejo mundo que es la Fórmula 1 y que hasta no hace tanto tiempo era un desconocido para la gran mayoría.  

Hay solución más allá de las web piratas, la tiene Movistar+, donde puedes ver cada GP mejor aún que si estuvieras en el circuito (también para las motos), pero cuesta 70 euros al mes (los 60 de la cuota básica y los 10 del paquete con los dos canales de motor). Así que no todo está perdido, pero el cambio se va a notar. 

Pero lo que está claro es que ahora tendremos que acostumbrarnos a tener fines de semana sin que Lobato, De la Rosa, Gené e incluso el propio Fernando Alonso, nos acompañen a la hora de comer o mientras tomamos el aperitivo en el bar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies