El Peugeot 2008 DKR es el nuevo coche de Carlos Sainz para correr el Dakar en 2015. La imagen del vehículo es realmente salvaje y, aunque mantiene algunos rasgos con el modelo de calle, se trata de una máquina creada en exclusiva para hacer frente a los retos de la carrera más dura del mundo.

Lejos de ser simplemente un ejercicio de estilo, el 2008 DKR se presenta con una postura agresiva, dictada por los requerimientos técnicos asociados a su misión. “Le dimos unas instrucciones muy precisas al Centro de Diseño de Peugeot”, explica el jefe de proyecto de Peugeot Sport, Jean-Christophe Pailler. “Les suministramos las dimensiones clave básicas, así como otra información relacionada con el espacio de la cabina que necesitábamos, el tamaño de las ruedas y el recorrido de la suspensión. También tenían datos aerodinámicos resultantes de nuestro trabajo de simulación previa”. 

Peugeot_2008_DKR-Car_reveal-2

De hecho, el equipo de diseño de Peugeot Sport tuvo que responder a una pregunta fundamental, en una etapa muy temprana, en relación con la transmisión de la nueva bestia: ¿tracción en las cuatro ruedas o en dos? La decisión influyó de manera determinante en dos áreas clave del diseño del coche. “Llevamos a cabo un análisis en profundidad de lo que ya existía en el mundo de los rallys y sopesamos los beneficios de las distintas soluciones. Al final, se optó por un enfoque que era muy diferente al de la competencia. Dada la capacidad off-road de la transmisión de dos ruedas motrices y sus posibilidades para funcionar en la arena, es la elección con la que finalmente fuimos. Nos permitió utilizar ruedas más grandes y también beneficiarnos de un mayor recorrido de la suspensión”. El DKR 2008, en consecuencia, se sienta en los neumáticos Michelin con un diámetro de 37 pulgadas, casi 94 cm.

Estas consideraciones tuvieron una significativa reacción en cadena en lo que respecta al trabajo de los estilistas de Peugeot, pero los cuatro integrantes del equipo de diseño aceptaron con entusiasmo el reto de hacer la nueva propuesta, que muy pronto asumirá los singulares retos que plantea el rally cross-country. “La principal dificultad residía en adaptar los claves del diseño del modelo a los diferentes requerimientos técnicos impuestos por los terrenos hostiles visitados por la disciplina”, señala Giovanni Rizzo, diseñador del exterior del 2008. “Había dos formas en las que podríamos haber abordado esta tarea: o bien mediante la adopción del 2008 de serie y el injerto de piezas a medida, o bien inspirándose en la definición de las formas generales del 2008 para diseñar un coche que cumpliera con los requerimientos inherentes a su misión. Finalmente, nos decidimos por el segundo camino para producir ¡una versión renovada del 2008! Por ejemplo, el 2008 DKR no tiene puertas traseras, por lo que es más parecido a lo que podría ser una versión coupé”.

Peugeot_2008_DKR-Car_reveal-1

Trasladar los detalles de diseño de la versión de carretera del coche a las características del Dakar fue relativamente sencillo, pero la parte delantera resultó ser un reto más grande de lo esperado para el equipo de diseño. Así lo relata Michaël Trouvé, Peugeot Design Manager: “Debido a que se necesitaba una buena manejabilidad, el ángulo de aproximación tenía que ser muy alto. Esto significó un voladizo muy corto, que a su vez dio lugar a un diseño front-end que era muy diferente al de la versión de producción. El equipo técnico no dudó en escuchar nuestros argumentos y aceptó reubicar ciertas partes que podrían haber sido un problema para nosotros. Eso nos dio un poco de libertad para diseñar un frontal que se pareciera lo más posible a la mirada del coche de carretera”.

Peugeot_2008_DKR-Car_reveal

Después de haber participado en el Dakar en siete ocasiones con los colores de Red Bull, con coches de tracción en las dos y cuatro ruedas, Carlos Sainz es perfectamente consciente de las limitaciones técnicas que se tienen en las exigentes etapas sudamericanas, y quedó cautivado inmediatamente con el diseño del nuevo coche. “La filosofía del DKR 2008 marca una ruptura radical y trae un gran número de nuevas ideas”, comenta el español. “El resultado final es diferente a cualquier otro coche de dos ruedas motrices. Es muy compacto y eso es bueno. Después de haber participado en las dos últimas ediciones del Dakar con un coche de dos ruedas motrices, estoy convencido de que es una solución con la que se puede ganar. Se necesita un coche cuidadosamente diseñado, que esté cómodo en los diferentes tipos de terreno por los que transcurre el rally, pero sé que Peugeot Sport tiene el saber hacer necesario, la tecnología y los medios para lograr lo que es un desafío único y estimulante para todos en el equipo”.

Lo que hay debajo de la carrocería sigue siendo un secreto por el momento, pero las espectaculares nuevas formas del 2008 DKR seguro que causarán un gran revuelo, incluso antes de que el nuevo coche empiece a levantar polvo.

Carlos Sainz ficha por Peugeot para el Dakar 2015

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies