El Peugeot RCZ R se puso a prueba en el Circuito del Jarama en manos de periodistas especializados. Se trata del modelo más potente que la marca ha fabricado en serie. Su motor 1.6 THP rinde una potencia de 270 CV lo que le permiten unas prestaciones que se resumen en: aceleración de 0-100 km/h en 5,9 segundos y velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente). No obstante, esta mecánica también ofrece unos consumos contenidos con una cifra media homologada de 6,3 litros a los 100 km y unas emisiones de 145 g de CO2 por kilómetro.

El Peugeot RCZ R es el modelo más deportivo de la gama del fabricante francés y está disponible por un precio de 42.900 euros. Con respecto al modelo ‘normal’ ha sido aligerado y el chasis, suspensiones y frenos puestos a punto para manejar con seguridad y aplomo la mayor potencia del motor. También cuenta con elementos estéticos diferenciadores tanto en el exterior como en el interior.

Peugeot RCZ R 002

Una vuelta al Jarama con el Peugeot RCZ R

Gracias a la potencia del motor y a la forma en la que esta se entrega, el Peugeot RCZ R muestra su mejor cara incluso antes de llegar a las curvas de Nuvolari y Fangio… el final de la recta y la primera curva del circuito.

El comportamiento directo y preciso de la dirección ayuda a tomar algunas de las zonas más técnicas del Circuito del Jarama, como son Le Mans y Farina. Curvas entrelazadas que exigen al conductor decisión en sus movimientos y que su vehículo responda a la perfección.

El efecto del diferencial autoblocante de deslizamiento limitado (tipo Torse) se deja notar en una de las zonas más duras del Jarama, como es la curva de Ascari y su combinación con Portago. La zona de la Hípica requiere una gran habilidad en la conducción, debido a la elevada velocidad a la que se llega a esa parte del recorrido, la importancia de la frenada y la precisión en la trazada, por lo que es necesario que el vehículo se comporte exactamente tal y como desea el piloto.

Finalmente, en la doble curva de Monza, la penúltima antes de encarar la recta de meta, salen a relucir las buenas virtudes del equipo de frenos (discos ventilados de 380 mm) y del chasis. Requiere frenar tarde, y hay que esperar el momento justo para volver a acelerar y encarar la curva del Túnel que da acceso, de nuevo, a la recta principal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR