Ahí los tienen. En un primer momento, la instantánea me recordó al pesaje de los boxeadores antes del combate. Aunque sin gruñidos y con camisa y pantalón vaquero.

Pero después lo vi como una estampa con cierto aire medieval. De aquellos días en los que se había ganado alguna plaza y La Reconquista del Reino quedaba inmortalizada en un cuadro por el pintor de cámara de turno. Algo entre El Cid de Charlton Heston y la serie Isabel de TVE.

Los contendientes son (de izquierda a derecha en la foto) Roberto Merhi -23 años- y Carlos Sainz Jr -20 años-. Pero, a pesar de lo que parece, no estaban ante las autoridades locales de Jerez para firmar la paz. Más bien todo lo contrario. Firmaron la guerra. Una batalla que transcurrirá a lo largo de todo el fin de semana en el circuito gaditano, enzarzados sobre sus respectivos monoplazas de las WSR. No faltarán las correspondientes cotas de malla (hechas de nomex), cascos, armaduras y un trillón de caballos sobre el asfalto. Todo muy medieval, como pueden comprobar.

No es para menos. Está en juego parte del futuro de la Formula 1 en España. Dentro del botín que conlleva el título de campeón de las WSR va la llave que abre las puertas de la F1. Al menos eso esperan ellos. Al menos así ha sido en otras temporadas (la pasada, sin ir más lejos, con Kevin Magnussen).

Sainz llega con una ventaja de 44 puntos con 50 en juego entre las dos mangas a disputar. Lo tiene casi hecho y puede que lo necesite más que Merhi. Porque la espectacular temporada que ha firmado el de Castellón ya le ha permitido subir en un F1 hasta en tres Grandes Premios (siempre en los ensayos libres), cuando en enero ni tan siquiera tenía un volante con el que correr. Su destino es incierto, pero ya ha conseguido que se hablé muy bien de el en la parrilla más codiciada del mundo.

Sainz va por otro lado. Él tiene una hoja de ruta marcada por quién paga las pegatinas de su coche. Le prometieron un asiento en la Formula 1 si ganaba el primer título de las WSR para Red Bull y, a falta de la última cita, ha batido el récord de victorias de un piloto en una temporada con siete triunfos y siete poles. Pero por el camino también se ha llevado el desengaño de que un quinceañero le quite el puesto antes de jugarse el match ball.

Lo bueno es que ahora, justo en el momento en el que está a punto de cumplir objetivos, el movimiento de fichas entre Vettel y Alonso le ha vuelto a dejar libre su prometido asiento en Toro Rosso.

Pase lo que pase, gane quién gane (que sea el mejor y que sea muy divertido) lo que tengo claro es que es para ambos uno de esos fines de semana que marcan la carrera de un joven piloto. Ese día en el que todos los ojos, los que te juzgan desde arriba y los que te animan desde abajo, están puestos en ti. Y en las manos de ambos, junto con Dani Juncadella (que también acaba este fin de semana la temporada del DTM en Hockenheim), está el futuro de la Formula 1 en España. El aspirante a ser el sucesor de Fernando Alonso está, por ahora, entre estos tres. Quién sabe, quizá lo consigan en pareja o trío.

La reconquista de la afición española debe comenzar con una épica victoria este fin de semana. Por eso digo que lo de la foto me recuerda a la firma un tratado, pero no de paz, sino de guerra. El Tratado de Jerez.

Horarios y previo de las WSR en Jerez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR