Se acabaron los ensayos, llega la hora de la verdad y, como desde hace dos décadas (de forma casi ininterrumpida), el circuito de Melbourne, en Australia, será el escenario de la primera carrera de la temporada 2017 de Fórmula 1 que este año presenta un calendario con 20 carreras.

Recomendamos [Calendario F1 2017]

¿Nos creemos a Ferrari?

No hay duda de que la gran incógnita de esta temporada reside en saber si algún equipo será capaz de acabar con dictadura de Mercedes, campeón imbatido desde la entrada en vigor de los motores 1.6 turbo con tecnología híbrida en 2014. Tres Mundiales (dos de Hamilton y uno de Rosberg) y seis dobletes después, las flechas de plata vuelven a ser los grandes favoritos.

Sin embargo, la F1 de 2017 llega con importantes cambios técnicos con el objetivo de aumentar el espectáculo sobre la pista. Neumáticos más anchos, alerones más grandes y, en definitiva, coches más rápidos. Esa ha sido la premisa principal sobre la que también se ha intentado un cambio capaz de desestabilizar al gigante alemán, o al menos, dar la oportunidad a los rivales de acercarse.

Neumáticos más anchos, alerones más grandes y, en definitiva, coches más rápidos

Y tras los ocho días de pruebas que se han llevado a cabo en Montmeló, hay que decir que Ferrari parece haber hecho el mejor trabajo de desarrollo en los últimos inviernos y que tanto Räikkönen como Vettel han disfrutado en Barcelona del monoplaza más rápido a la vez que uno de los más fiables.

Sin embargo, la experiencia de temporadas recientes también nos habla de unas buenas prestaciones de los italianos en pretemporada que se esfumaban con el primer semáforo en verde en el que había una pole o unos puntos en juego. Mercedes, al igual que Red Bull, son maestros en esconder sus cartas hasta que hay que la apuesta merece la pena y, entonces, suelen apabullar.

McLaren y Honda, suspenso en invierno

Más allá de los favoritos, hay que volver a destacar las buenas prestaciones de los equipos que montan los motores de Mercedes (sobre todo Williams), así como de las esperanzas de que otras escuderías con muchas expectativas logren dar un paso adelante, como es el caso de  Toro Rosso (con Carlos SainzRenault y, sobre todo, McLaren.

El equipo británico tomará la salida en Australia con uno de los panoramas más negros de las últimas temporadas. A la vista de su rendimiento en los test, no solo no han avanzado, sino que sus últimos desarrollos han sido negativos hasta el punto de empeorar tanto las prestaciones como la fiabilidad del nuevo monoplaza. Un desastre desde el punto de vista técnico que ha tensado mucho la relación entre McLaren y Honda hasta el extremo de desatar los rumores de una posible ruptura de contrato de los británicos para intentar llevar un motor Mercedes.

Ambiente enrarecido en McLaren, muchas esperanzas en Ferrari y toda la confianza en Mercedes, así será el inicio de la temporada 2017 de Fórmula 1 en el GP de Australia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR