• En el MotorVillage Rond-Point de los Campos Elíseos en París, el público ha brindado una cálida bienvenida a la estrella del momento: la exclusiva serie especial del Fiat 500 dedicada a su 60 aniversario
• La emoción continuó también en Cannes, donde se recreó una sorprendente escena de los años sesenta con actores disfrazados, tiendas de época y 500 históricos.

Desde la capital de los hermanos Lumière hasta la ciudad del festival de cine internacional: al igual que una estrella, el icono Fiat ha desfilado primero en París y después en Cannes, continuando su gira que comenzó el mes pasado en Italia y que visitará algunas de las plazas más hermosas de Europa, con la participación de fans y coleccionistas de modelos Fiat 500 de ayer y de hoy. De hecho, el emocionante “500 Forever Young Tour” forma parte de un proyecto más amplio con el que la marca Fiat celebra el 60 aniversario del Fiat 500, un icono fiel a sí mismo pero siempre actual.

La etapa francesa salió el 25 de abril del MotorVillage Rond-Point de los Campos Elíseos, el espectacular showroom de las marcas FCA situado en el corazón de París, además de lugar de encuentro para exposiciones y eventos culturales centrados en el gusto italiano en todas sus formas. La estrella innegable del evento fue la serie especial del Fiat 500 dedicada a su 60 aniversario que está estrenando una sofisticada carrocería bicolor, con el evocador nombre “Dolcevita”, que combina el Blanco tricapa y el Marfil pastel. Y precisamente como una estrella del cine, la exclusiva serie especial fue recibida por los visitantes que la fotografiaron incesantemente, junto con algunos Fiat 500 históricos que la acompañaban y los incontables productos de merchandising dedicados al emblemático automóvil italiano.

Tras su debut en la alfombra roja de París, la pequeña gran estrella se trasladó a Cannes, la capital francesa del cine con su famoso festival internacional. Su destino era un lugar sorprendente en el barrio “Quai Saint-Pierre”, una de las zonas más antiguas de la ciudad, no muy lejos del mar y del “Palais des Festivals et des Congrès” que desde 1947 acoge el festival de cine. Aquí se recreó una escena de los años sesenta con actores disfrazados y algunas tiendas vintage – una boutique de moda, una elegante cafetería y una colorida tienda de comestibles – que representan algunos de los productos de excelencia del Made in Italy, al igual que los dos iconos expuestos en el exterior de los locales: el 500, de ayer y de hoy, y la Vespa de esos años.

Fruto de la creatividad de la industria italiana, los dos objetos-símbolo van más allá de la condición de “medio de transporte” para convertirse en “la más auténtica emoción”. Y ha sido realmente emocionante ver los modelos 500 históricos y las Vespa circular juntos por la “Corniche de l’Estérel”, la sinuosa carretera que sigue la costa rocosa a las faldas del macizo del Estérel y que pasa por elegantes pueblos engarzados a lo largo de la Costa Azul.

En la reconstrucción que se instaló en el paseo marítimo de Cannes, cerca del omnipresente vendedor callejero con los periódicos de esa época, había unos espléndidos Fiat 500 F rojo (1969), Fiat 500 L azul (1970) y Fiat 500 L amarillo (1971). Les acompañaba una Vespa, el scooter que también debió algo de su fama a los “paparazzi” de la “Dolce Vita” que persiguieron a las estrellas de Hollywood durante las noches romanas. Desde luego no pudieron escapar de las cámaras de los fotógrafos los tres ejemplares de la serie especial del Fiat 500, dedicada a su 60 aniversario, expuestos en el paseo marítimo. Es más, al igual que una auténtica estrella, el pequeño gran automóvil sigue fascinando con su estilo atemporal. Disponible solamente en la versión descapotable, la exclusiva serie limitada y numerada rinde homenaje a su antepasado a través de una reinterpretación contemporánea de algunas características de estilo que lo hicieron mundialmente famoso, como el salpicadero de vinilo, el cromado en el capó y el logo vintage en el morro entre el bigote cromado, así como su portón y el volante. También hay toques retro en el interior de la serie especial del Fiat 500 dedicada a su 60 aniversario, como los elementos tubulares de la tapicería de piel color marfil con costuras burdeos en contraste para que combinen con la franja central del tablero de instrumentos y las alfombrillas bicolor.

No muy lejos del “Quai Saint-Pierre” está el bullicioso mercado de Forville, el más famoso de Cannes, rodeado de innumerables tiendas en los callejones cercanos. Cada lunes, se instala un mercadillo atestado de turistas y residentes locales en busca de artículos de época. Desde luego el Fiat 500 no es un objeto vintage, más bien es un modelo siempre actual, capaz de renovarse de acuerdo con su propia tradición, convirtiéndose en un auténtico mito de cuatro ruedas. Hoy, sesenta años después, el pequeño gran automóvil sigue emocionando con su inconfundible diseño y conquistando a todos aquellos que aprecian la belleza y la originalidad. Además, desde un punto de vista tecnológico, la serie especial dedicada al sexagésimo aniversario ofrece todo lo mejor disponible en el campo de la tecnología y del confort a bordo. Y la serie especial protagonizará de nuevo la próxima etapa del “500 Forever Young Tour” que visitará otro fascinante país europeo. Y así continúa la senda del Fiat 500 que, desde 1957 hasta ahora, ha influido en la moda, en la sociedad y en las costumbres, convirtiéndose en un auténtico icono global con casi seis millones de vehículos vendidos hasta la fecha.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR