Este Ferrari F40 se entregó nuevo a Nigel Mansell en 1989. El británico de hizo un hueco en la historia de la Fórmula 1 como uno de los héroes más queridos de Gran Bretaña. Nigel Mansell firmó una trayectoria que abarcó 15 temporadas y se clasificó entre los mejores pilotos de carreras de todos los tiempos.

Mansell había firmado con el equipo Ferrari de Fórmula 1 a final de la temporada 1988, dejando Williams, por lo que el F40 representa el ‘regalo de bienvenida’ a Maranello muy pocos meses después de su presentación mundial.

En un debut soñado, ganó para Ferrari la primera carrera de la temporada, el Gran Premio de Brasil de 1989. Mansell de ganó el apodo de ‘Il Leone’ por los tifosi, y aún ganaría dos carreras más para Maranello antes de regresar a Williams al final de 1990 .

En 1992 ganó el Mundial de Fórmula 1 y al año siguiente de hizo la CART Indy Car World Series , convirtiéndose en el primer y único piloto en celebrar ambos títulos simultáneamente. Con 31 victorias, Mansell es el piloto de Fórmula 1 de Gran Bretaña con más victorias, tercero en vueltas rápidas, cuarto en victorias y quinto en pole positions.

ferrari-f40-nigel-mansel-2014-03

Introducido en 1988 para celebrar el el 40 aniversario de Enzo Ferrari como fabricante de automóviles, el F40 fue el último supercar y último modelo concebido y presentado antes de la muerte de Il Commendatore. Ahí está parte de su importancia histórica. Tiene motor central, y un chasis berlinetta biplaza, el F40 nació como evolución del 288 GTO, y al igual que este último – pero a diferencia de las anteriores series 308 – monó su mecánica longitudinalmente en lugar de transversalmente.

El F40 lleva un motor V8 de 3 litros con cuatro válvulas por cilindro y dos turbocompresores IHI que rinden una potencia de 478 CV a 7.000 rpm. Por si esto fuera poco, existía un kit de preparación de fábrica que sacaba 200 CV extra del motor.

ferrari-f40-nigel-mansel-2014-08

La revista Autocar describió la experiencia de conducir el F40 como algo abrumador: “El paso de una marcha a otra es impecable y cuando los turbos entran en juego, la explosión de la aceleración hace que las distancias desaparezcan mientras engranamos marchas d intentamos soportar el enorme ruido. Tiene el
sonido de un motor de F1 y también su ferocidad. Desde fuera se puede escuchar el zumbido frenético como los turbos’.

ferrari-f40-nigel-mansel-2014

Tanto o más importante que el motor fue el método de construcción del conjunto carrocería / chasis. Un diseño que se consumó gracias, entre otras cosas, a la experiencia de Ferrari en la Fórmula 1 en el uso de la tecnología de materiales compuestos. Se trata de una moldura de plástico de una sola pieza y la carrocería fue unida al chasis de acero tubular para crear una estructura de peso ligero y gran rigidez. Las puertas, el capó, la tapa del maletero y otros paneles desmontables eran de fibra de carbono.

Diseñado por Pininfarina, el F40 incorpora las últimas ayudas aerodinámicas del momento ya que tanto el frontal como la zaga están pensados para conseguir el mejor tratamiento del aire, tanto en penetración como a la hora de generar una considerable carga aerodinámica necesaria para conseguir una velocidad máxima de superior a 320 km/h, superior a la velocidad de despegue de muchos aviones ligeros. Para ello el F40 necesitaba toda la carga aerodinámica que pudiera conseguir, el resultado fue un coeficiente aerodinámico de sólo 0,34.

El interior del F40 es fiel a su imagen de coche de carreras ‘disfrazado’, con baquets y una ausencia total de alfombras y molduras, así como ventanas correderas de plexiglás.

Cuando llegó a los circuitos el F40 de competición tomó parte en la serie Global GT y resultó más rápido en algunos escenarios que el imbatible McLaren F1 GTR.

ferrari-f40-nigel-mansel-2014-06

Autocar concluyó su prueba así: “en una conducción suave es un coche rápido que es dócil y hasta encantador en su naturaleza; un coche que es exigente, pero no es difícil de manejar a pesar de su espeluznante potencia. Pero su excelente equilibrio dinámico ayudan. El conductor puede disfrutar de su rendimiento, el más cercano a las carreras que cualquier fabricante de automóviles de producción haya conseguido”. Incluso hoy en día el F40 sigue impresionando.

Inauguró una saga con seguida por loa F50 y Ferrari Enzo. Mark Hales afirmó en su prueba para la revista Octane que: ‘El F40 es el más especial para mí. No sólo porque he pasado mucho tiempo con ellos, sino porque es una creación tan explosiva, casi de otro mundo cuando apareció por primera vez, y que todavía conserva mucho de ese efecto”

ferrari-f40-nigel-mansel-2014-02

Esta unidad lleva el número de chasis ‘80022’ y fue entregado a Nigel Mansell, el 30 de marzo de 1989 y registrada en la Isla de Man con la matrícula ‘MAN 40N’, ya que Mansell era residente allí en ese momento. La documentación relativa a la propiedad consta de una copia del libro de registro de la OIM; una copia del recibo del transfer entre Calais-Dover; y la tarjeta de garantía en nombre de Nigel Mansell con fecha 23/03/1989.

Después Mansell vendió el Ferrari, que, después de una batalla legal, acabó en manos de David McKee, que casi de inmediato se lo vendió a John Collins, de Talacrest Ltd. El coche también viene con un informe de la prueba de ruta de 1990 en Maranello; correspondencia entre Collins y McKee; y una copia de la sentencia en del pleito mencionado.

Durante la década de 1990 el coche pasó por las manos de un selecto grupo de coleccionistas anónimos antes de que, en 2003, la propiedad pasara M Hamon en Francia (copia de la factura en el archivo).

En 2005, el F40 fue vendido al distribuidor especializado Ferrari Dominique Verbaere de Seclin, al norte de Francia. El coche fue registrado ‘301 BXT 59’ y, como era de esperar, se mantiene meticulosamente y se actualiza de forma mecánica. Hay numerosas facturas archivadas del mantenimiento llevado a cabo por Verbaere Automóviles entre 2005 y 2012, entre ellas una en la que se detalla el reemplazo del embrague en 2007 (con 32.419 kilometros) y otra para un servicio en enero del 2012, cuando se cambió la corres de distribución y la bomba de agua (a los 35.800 kilometros).

Antes de la compra de Dominique Verbeare los depósitos de combustible habían sido reemplazados (en 2003, la factura está disponible). Verbaere mantuvo el coche hasta febrero de 2012, cuando pasó al actual propietario, que lo ha conducido sólo 400 kilometros desde la adquisición. La lectura actual del odómetro es de solo 36.435 kilometros.

ferrari-f40-nigel-mansel-2014-05

Acompañando por la certificación Ferrari Classische (emitida en 2008) confirma que el coche conserva su color original (Rosso Corsa), chasis y carrocería (nunca reparados), motor, caja de cambios, ruedas, Koni suspensión y frenos Brembo. El único cambio significativo en la especificación se refiere al interior, originalmente de tela roja, que ha sido retapizado a cuero beige.

La documentación adicional son facturas de mantenimiento y el coche también viene con su kit de herramienta original. Se encuentra en excelentes condiciones y su valor como coche que pasó por las manos de uno de los mejores pilotos de Fórmula 1 de la historia ha hecho que su precio de venta haya alcanzado casi 700.000 euros en una subasta celebrada por Bonhams hace sólo unos días en Bélgica.

ferrari-f40-nigel-mansel-2014-07

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR