Solo, en medio del desierto, cabalgando su moto y guiado únicamente por un rollo de papel con garabatos y su propio instinto. Marc Coma se habrá enfrentado a lo largo de su dilatada y exitosa carrera deportiva a miles de problemas y peligros a los que supo sobreponerse.

No había podido ser de otra manera para lograr el segundo mejor palmarés en moto de la historia del Dakar, con cinco victorias (solo superado por Peterhansel, con seis, y empatado con Despres), cinco triunfos más en el Rally Faraones, seis en Cerdeña, tres en Las Pampas, ocho en Abu Dabi, dos en Qatar y seis títulos FIM de Campeón del Mundo de Rally Raid. Dicho esto, queda claro que Marc Coma es un hombre para el que los desiertos de todo el mundo no tienen secretos. 

Marc Coma es un hombre para el que los desiertos de todo el mundo no tienen secretos

Por todo ello, además de por su impecable calidad profesional, y después de no haber encontrado un proyecto que le motivase para seguir el camino de otros tantos y dar el salto a las cuatro ruedas, el ASO (entidad organizadora del Dakar) le puso encima de la mesa la oferta de convertirse en el director deportivo de la carrera a partir de la edición de 2016.

Marc Coma se convertía en el nuevo arquitecto y guardián del rally más duro del mundo

Entre sus decenas de nuevas funciones, Marc Coma se convertía en el nuevo arquitecto y guardián del rally más duro del mundo. El encargado de diseñar el recorrido y durante su desarrollo, cuidar de que todo salga adelante. Sin duda, una responsabilidad mayúscula. Velar para que 354 vehículos, con 556 participantes puedan competir, al máximo, nivel en condiciones óptimas de seguridad. Que todo el mundo llegue a meta sano y salvo después de 14 días y 10.000 kilómetros desierto.

También es juez y arbitro a la hora de tomar decisiones deportivas en el turbulento avance de una carrera como esta. Es el nuevo Shérif del Dakar. Lo dicho. Nada fácil. Aunque nadie se ha permitido el lujo de dudar de que Coma está perfectamente preparado para salir airoso de este nuevo y ambicioso desafío.

Dakar 2016: recorrido y pilotos

Pero si todo esto no fuera suficiente, el Dakar sudamericano está rodeado de decenas de factores externos que complican aún más la tarea de nuevo jefe de la carrera. El verano en esa zona del Hemisferio Sur cuenta con un incómodo invitado. “El Niño” es un fenómeno meteorológico que se reproduce sistemáticamente por estas fechas y en esas zonas. Una especie de Apocalipsis climático que arrasa con huracanes y tormentas todo a su paso. 

– Toda la información sobre el Dakar

Tan temido y esperado es ‘El Niño’ que Perú, por donde Coma había diseñado algunas etapas de su primer Dakar en los despachos, anunció el 24 de agosto (cuatro meses después de presentarse el recorrido 2016 y cuatro meses antes del inicio de la carrera) que se desvinculaba de esta edición. El gobierno peruano dictaminó esta situación como una prioridad nacional asegurándose así que frente a la emergencia, el conjunto de los servicios del Estado podrá ser movilizado inmediatamente para socorrer a las poblaciones que pudiesen verse afectadas. 

Una decisión política, social y deportiva que no tuvo discusión en ningún foro, a la vista de la posible catástrofe que se podría producir, pero que también ponía a prueba la capacidad de improvisación de Marc, obligado a rediseñar su primer roadbook como jefe. Tan hábil como a la hora de interpretar las dunas sobre la moto. Coma limitó el recorrido a Argentina y Bolivia con una impecable capacidad de respuesta en apenas 15 días (la nueva ruta se anunció el 17 de septiembre), sin que nadie pronunciase la más mínima crítica al nuevo ‘Plan B’.

Marc estuvo obligado a rediseñar su primer roadbook como jefe del Dakar

Superado ese primer susto con sobresaliente, los días fueron pasando sin más novedad que el inminente inicio de la carrera, previsto para el 2 de enero en Buenos Aires y con unos escasos 11 kilómetros cronometrados para abrir boca. Pero los ‘otros’ peligros del Dakar acechan en cada centímetro de la carrera y un desafortunado accidente con el atropello de 10 espectadores obligó a cancelar una etapa la que solo se trataba de levantar el telón.

En la segunda jornada, ayer, domingo 3 de enero, “El Niño” daba sus primeros golpes de tanteo, dejando los helicópteros en tierra y ríos desbordados en varios puntos de la etapa, que fue suspendida (resumen de la etapa 1). Hoy, al tercer día, la carrera sigue en alerta ante cualquier imprevisto, lo mismo que para próximas etapas.

Así que Marc Coma se estrena en su nuevo cargo con el reto de entender, anticiparse y, en la medida de sus posibilidades, dominar a un caprichoso, violento y peligroso “Niño”. Un Dakar que tiene su mayor amenaza en el cielo, no en la tierra. Suerte Marc, suerte a todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR