Después de una pretemporada prometedora era una opción que Ferrari ganase la primera carrera del año. Sin embargo, el dominio de Hamilton y Mercedes durante los entrenamientos libres volvía a poner las cosas en el mismo sitio en el que terminaron en 2016. 


Pero había quedado claro que Ferrari estaba mejor y con Vettel saliendo desde la segunda posición las opciones de que el alemán le pusiese las cosas difíciles al de Mercedes eran una realidad, especularme teniendo en cuenta los errores de Hamilton en muchas salidas.


No fue en la arrancada, pero si en la táctica como Vettel se hizo con la victoria en el Gran Premio de Australia 2017 (primer triunfo del alemán y Ferrari desde Singapur 2015). Hamilton salió de su parada en boxes por detrás de Verstappen, que logró tapar al inglés mientras Vettel se escapaba en cabeza retrasando el cambio de neumáticos. 

Tras ese cambio de liderato Hamilton ya no pudo dar caza al Ferrari, que empieza liderando el Mundial con los dos Mercedes segundo y tercero y Räikkönen cuarto.

Sainz y Alonso lo pelearon todo

En cuanto a los pilotos españoles, Carlos Sainz acabó octavo después de una carrera más que aceptable en la que echo en falta una mayor velocidad punta de su Toro Rosso y en la que tuvo que acabar dejando pasar a su compañero de equipo por decisión estratégica. 


Por su parte, Fernando Alonso firmó otra de sus grandes exhibiciones de conducción llevando su McLaren hasta la décima posición y aguantando a coches más veloces hasta que una rotura de La suspensión le obligó a la retirada a cinco vueltas del final.

La próxima carrera del calendario del Mundial de F1 será el GP de China dentro de dos semanas.

– Toda la información sobre Fórmula 1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR