Este sábado tendrá lugar un evento histórico. En el fin de semana en el que se debía disputar la 88 edición de las 24 horas de Le Mans, se celebrará, por primera vez en la historia de la carrera, la versión virtual de la misma. No hace falta decir que la crisis del coronavirus ha hecho imposible llevar a cabo un espectáculo deportivo en el que, cada año, se reúnen más de 250.000 espectadores en el circuito francés de La Sarthe.

Cuando la crisis sanitaria paralizó Europa, la organización del Automobile Club de l’Ouest fue uno de los primeros promotores en desplazar la fecha de su evento estrella al fin de semana del 19-20 de septiembre. Solo unas semanas más tarde anunciaron la organización de esta versión virtual de la que está considerada la carrera más importante del mundo. Más allá de un mero entretenimiento para un fin de semana en el que todos echaremos de menos la salida a las 15.00 horas del sábado, la vigía de la mítica noche de Le Mans y la caída de la bandera a cuadros a las tres de la tarde del domingo, lo que ACO ha montado es un evento que puede cambiar el panorama del automovilismo deportivo.

Simulación, el séptimo arte de la conducción

Los videojuegos de coches llevan más de tres décadas haciéndonos pasar buenos ratos. Muchos empezamos gastando las pagas semanales en los recreativos subidos al “Out Run” o el “SEGA Rally”, nos sacamos los carnets de Gran Turismo antes que los reales y hasta nos ha hecho gracia llevar el último “Mario Kart” en el móvil. Dentro de este aspecto lúdico del juego, los avances técnicos han permitido que la distancia entre el mundo físico y el virtual sea cada vez más pequeña. Mejores procesadores, mejores gráficos, físicas, sonidos y así hasta llevar la simulación de conducción a un nivel de realismo en el que, actualmente, se tienen en cuenta mapas de motor, potencias, consumos, configuración aerodinámica, geometrías de las suspensiones, temperatura, presión y desgaste de neumáticos, etcétera. De cara a las carreras más importantes, los pilotos cuentan con el respaldo de un completo equipo que puede pasar desde un diseñador gráfico para la decoración del coche integrando logos personales y de patrocinadores, hasta un ingeniero que configure la puesta a punto de la mecánica o un director de estrategia que decida cuándo y cómo es el mejor momento de entrar a boxes, todos ellos conectados a través de un chat de voz con el piloto durante el transcurso de la carrera, un ‘Team Radio” que nada tiene que envidiar al de cualquier equipo de Fórmula 1, tanto por sus funciones como por su funcionamiento (en tiempo real). Y en un entorno técnicamente tan complejo, existe, como es lógico, la profesionalización.

Aunque para el público especializado todo esto solo sean datos obvios, al igual que pasó con la F1, las 500 Millas de Indianápolis, Le Mans o el Dakar, es probable que mucha gente se asome por primera vez este fin de semana al simracing, siguiendo los pasos que Fernando Alonso pueda dar en este ‘nuevo’ mundo, y creo que merece la pena arrancar este artículo matizando dónde se está metiendo el asturiano y nosotros con él.

Los pilotos de simracing tienen una dedicación plena a su deporte. Si bien quizá la mayoría no puedan vivir de ello y han de compaginarlo con un trabajo en el ‘mundo real’, todos organizan su rutina de forma que les permita entrenar varias horas a diario, preparar y correr diferentes carreras (incluso a lo largo de una misma semana) y competir en campeonatos en los que se miden contra los mejores pilotos de todo el mundo. Dentro del gigantesco universo de los eSports, el simracing es sin duda una de las disciplinas más complejas y que mayor sacrificio exigen, pues además del talento, hace falta un mucho entrenamiento. Una dura criba que hace que los que son buenos, son muy buenos.

La crítica más común llega al comparar a estos pilotos y sus carreras con la competición tradicional. Se echa en cara que el simracing, por muy realista que llegue a ser, nunca va a conseguir el nivel de emoción de una carrera en vivo en un circuito, con sus sonidos (aunque estos ya están reproducidos de forma milimétrica en el mundo virtual), sus olores y, sobre todo, la ausencia total de riesgo físico para los participantes, algo que, evidentemente, no tiene discusión. Pero el problema está en enfrentar los dos mundos para buscar sus defectos sin atender a las muchas virtudes que ambos comparten para poder disfrutarlos a la vez.

Dándole muchas vueltas y discutiendo con mucha gente sobre este tema, el símil más parecido que he encontrado para poder explicar mi opinión al respecto es el que podemos establecer entre el teatro y el cine. En el primero se vive la interpretación en vivo, sin margen de error, con los matices y expresiones de ver a un personaje delante de tus narices. El cine, en cambio, nos ofrece una versión ‘procesada’, menos real, con sus propios códigos y lenguajes visuales, incluso con sus efectos especiales, pero que no impiden que todos podamos disfrutar y valorar cuando vemos una gran interpretación en la pantalla.

Así que, efectivamente, el simracing no, no son coches reales, pero sí, sí son carreras reales, y muy buenas por cierto.

El reto virtual de Fernando Alonso, uno de los más difíciles

Tras esta larga (pero necesaria) introducción, espero haber ubicado al lector menos experto en el tema que vamos a abordar y que da título a este artículo: ¿puede Fernando Alonso ganar las 24 horas de Le Mans Virtuales este fin de semana? La idea no ha sido probar a hacer una quiniela aún más difícil de acertar que cuando el asturiano disputó y ganó la primera edición de la carrera en 2018. Allí, al fin y al cabo, iba en un coche muy superior y con el equipo favorito y aquí, como veremos más adelante, la cosa estará mucho más equilibrada. El objetivo ha sido hablar con los mejores pilotos españoles de simracing para que nos expliquen las opciones que tiene Fernando Alonso y que todos entendamos por qué se enfrenta a uno de los retos más complicados en los que le hemos visto meterse. Porque esta vez no se va a jugar el tipo en un terreno desconocido, como el óvalo de Indianápolis o los desiertos de Arabia, pero ganar esta carrera, además de ser histórico, por ser el primero en conseguirlo, le llevaría directamente a lo más alto de una nueva disciplina del mundo del motor y porque estas 24 horas de Le Mans virtuales van a ser algo muy serio y no van a tener nada de juego.

El formato de la carrera será el mismo al que estamos acostumbrados. La salida se dará el sábado a las tres de la tarde y ganará aquel equipo que haya conseguido completar un mayor número de vueltas a los 13 kilómetros del circuito de La Sarthe en su versión virtual, 24 horas después, a las tres de la tarde del domingo. Los 55 coches habituales en la parrilla de Le Mans serán, en esta ocasión, 50, con cuatro pilotos por coche. Aquí viene una de las claves: los equipos están obligados a contar con dos pilotos profesionales y dos simracers profesionales.

Esto ha hecho que, en esos 200 nombres que aparecen en la lista de inscritos, encontremos algunos de los mejores pilotos de los últimos tiempos, entre los que están, por ejemplo, los pilotos oficiales de Fórmula 1 de Ferrari, McLaren y Red Bull: Charles Leclerc, Lando Norris, Max Verstappen y Pierre Gasly; así como el piloto de Alfa Romeo, Antonio Giovinazzi. También se han apuntado otros grandes conocidos como Jenson Button, Juan Pablo Montoya, Rubens Barrichello, Felipe Massa o Giancarlo Fisichella. Campeones del Mundo de Resistencia (y ganadores en Le Mans), como Sébastien Buemi, Brendon Hartley, José María López, André Lotterer, Neel Jani, Nick Tandy, Darren Turner, Jan Magnussen, Simon Pagenaud, pilotos de Fórmula E como Vandoorne o el vigente Campeón del Mundo Jean-Eric Vergne, además de la campeona de las W-Series, Jamie Chadwick, y Tatiana Calderón, entre otras féminas.

Pero más allá de esta concentración de estrellas, que ya es interesante por sí sola, el verdadero nivel de la carrera y donde reside el enorme valor de ganarla, lo van a dar los simracers profesionales. Entre ellos estarán Greger Huttu, Rudy Van Buren, David Tonizza, Joshua Rogers o Jimmy Broadbent, hasta completar los otros 100 inscritos con algunos de los mejores pilotos de simulación del mundo.

Muchas de las estrellas del automovilismo son habituales en el mundo del simracing, especialmente en las nuevas generaciones. Es normal encontrar jugando en sus ratos libres (que en los últimos tres meses han sido muchos) a Max Verstappen, Lando Norris o Charles Leclerc, a los que la comunidad del simracing considera rivales de altura. Matizar en este punto que la experiencia que estos pilotos puedan tener de su trabajo con sus habituales equipos en simuladores no es verdaderamente aplicable. Para empezar porque ellos trabajan con un software muy distinto, en el caso de los equipos de Fórmula 1, con programas y equipos de propio desarrollo con el fin de que sus pilotos puedan ‘probar’ el rendimiento del monoplaza y de todas aquellas mejoras que después se llevarán a los circuitos. Y, por otro lado, porque el reto deportivo del simracing no está en correr contra la máquina o contra el crono, sino contra rivales reales que te van a pelear cada curva al otro lado de la pantalla.

Otra de las claves, los coches. Las cuatro categorías habituales en Le Mans se han simplificado a dos: prototipos LMP2 y GT. Y en la primera de las clases, la más rápida y en la que está inscrito Fernando Alonso, todos los equipos correrán con el mismo coche: el Oreca 07 LMP2. Igualdad máxima en la que la configuración del coche, la estrategia y las manos de los pilotos van a marcas las diferencias. En este sentido, desde luego vamos a disfrutar de una de las ediciones más abiertas de la historia de Le Mans.

Así lo ven algunos de los mejores simracers españoles

A bordo del coche número 14, Fernando Alonso no será el único español en la parrilla este sábado. En la misma categoría LPM2 y ‘dentro’ del coche número 13 del equipo Rebellion Williams eSport, estará Alex Arana, simracer profesional del equipo británico. Además, en la categoría de GT encontraremos a Miguel Molina, piloto oficial del equipo Ferrari AF-Corse que, en este caso, correrá con el 488 GTE número 71 en la división virtual de la misma escudería. Y, además, Dani Juncadella, piloto de R-Motorsport en el DTM y que, en esta ocasión, estará tras el volante del Corvette número 80 del equipo R&G eSports Team. Precisamente Juncadella es uno de los pilotos españoles profesionales que mejor se ha adaptado al mundo del simracing y, de hecho, en los últimos meses le hemos visto dominar en varias pruebas internacionales como el DTM-ish Lockdown Series. Él ha sido el primero con el que he hablado sobre Fernando Alonso:

“No tengo mucha información sobre Fernando en el simracing porque no he coincidido con él aún. Ahora empieza a estar muy activo, pero hasta ahora no le habíamos visto. Obviamente, es genial tener un piloto de su calibre en esta carrera y creo que todos podremos sacar una conclusión sobre él después. Por otro lado, no correré contra él en la misma categoría de Le Mans, así que no podré tener una comparativa directa, pero no hay duda de que es genial tener pilotos de este nivel en la carrera como también tenemos a Verstappen y, en el caso de mi categoría, que correré contra Leclerc y Giovinazzi entre los pilotos oficiales de Fórmula 1 que van a competir, pilotos oficiales de Porsche… va a ser una carrera dura. Nosotros corremos con Corvette y la verdad que tenemos muchas ganas porque va a ser una carrera brutal, hay muchas expectativas de la gente por verla, por seguirla y bueno, va a ser la primera carrera virtual realmente oficial organizada por una prueba oficial y tan importante como son las 24 horas de Le Mans, así que espero que haya mucha visibilidad en España”.

Y de un piloto profesional que ha sabido adaptarse al mundo virtual a uno que salió del mundo virtual para convertirse en piloto profesional. Lucas Ordóñez está considerado uno de los pioneros tras ser el primer ganador de la competición GT Academy de Gran Turismo en 2008 que le llevó a los circuitos, hasta conseguir, entre otros grandes resultados, subir al podio de las 24 horas de Le Mans en 2011 y 2013. Su figura, a caballo entre ambos mundos, hace que su opinión sea una de las más respetadas:

“A mi me parece que esto es lo que hace siempre Fernando, que además de tener un talento increíble, no le gusta perder a nada. Trabaja muy duro y evidentemente tiene esa facilidad para detectar esas físicas de los simuladores y siempre ir rápido. Le he visto pilotar muy rápido y ganar a todos sus compañeros de Toyota en Japón en un evento de Gran Turismo y ahora sus primeras carreras con otros simuladores (Alonso ha ganado cinco carreras virtuales consecutivas en las últimas semanas),  pero para las 24 horas va a tener a los mayores rivales que hay, con pilotos profesionales muy buenos del simracing como Max Verstappen, Lando Norris o Charles Leclerc que están muy fuertes en varias plataformas.

Pero yo estoy convencido de que lo va a hacer bien y de que está entrenando como un loco para ir rápido. Si está apuntado para correr esas 24 horas es porque cree y sabe que puede ser rápido y tener opciones a ganar. Veremos sus compañeros, aunque parece que su equipo es muy bueno y veremos a ver qué tal va la carrera con rFactor2. A mi me gustaría que fuese con Gran Turismo, pero esperemos que con la nueva PS5 podamos ver más carreras de 24 horas en Gran Turismo que seguro que serán increíbles de ver. Veremos qué pasa este fin de semana pero estoy convencido de que lo de Fernando es cuestión de trabajo, de esfuerzo y de echarle horas, y por supuesto cosa de ese talento que tiene para ir rápido con todo: karting, fórmulas, prototipos, etcétera. Porque al final en todo lo que sube trabaja muy duro para ser el mejor”.

Lucas incluye un nuevo factor importante a tener en cuenta en esta compleja carrera: el equipo. Y de ello nos habla otro de los simracers españoles con mayor trayectoria y talento, Christian Ortega:

“Bueno, parece que Fernando Alonso ha dado un paso adelante en los simuladores. Está entrenando bastante fuerte y tiene un gran equipo. Barrichello es ya un experto en simuladores también, ya que lleva varios años compitiendo y tiene un par de grandes compañeros especialistas en simracing, uno de ellos especialmente, Olli Pahkala, me parece uno de los mejores del mundo y habrá que ver, porque esto ya no es una carrera al sprint, esto son ya 24 horas y ahí es donde vamos a poder ver bien los puntos fuertes de cada piloto y sus carencias y hay grandes equipos luchando contra ellos (el cuarto piloto será el noruego Jarl Teien). Especialmente el de Lando Norris y Max Verstappen, me ha llamado bastante la atención, son dos pilotos que además de ser pilotos de Fórmula 1, tienen muchísima experiencia en el simulador y creo que eso en una carrera tan larga si puede marcar diferencias. Veremos a ver cómo se han preparado ambos y quién lucha por la victoria. Recordemos que aquí todos los coches son iguales, van todos con el Oreca y veremos qué pasa, pero yo tengo bastantes esperanzas en que Fernando Alonso nos dé una muy buena carrera”.

Sin duda que, como comenta Christian, la duración de la carrera será un factor determinante una vez más en Le Mans y aunque cada uno vaya a correr desde la comodidad de su casa. Sobre ello me ha hablado alguien acostumbrado a ver y analizar en vivo uno de los campeonatos de simracing más importantes del mundo y, actualmente dentro del entorno de la Federación Internacional de Automovilismo, Alberto Pérez, es el comentarista en español (junto a Lucas Ordoñez) de los FIAT-Gran Turismo Championships:

“Estamos ante pilotos de simulador muy experimentados, se habla mucho de esto, como que “corren en casa” y yo estoy de acuerdo en ese aspecto porque estamos ante pilotos que conocen y que se han criado con todas las físicas que aportan los simuladores, videojuegos y plataformas, a diferencia, quizás, de los pilotos reales, donde yo creo que muchos de ellos están en esa eterna lucha por comparar entre las sensaciones reales y las que proporciona una pantalla. Sí que es cierto que hay una cualidad añadida para estos pilotos reales que quizá sea la forma física y mental. Estamos ante un circuito altamente exigente, sobre todo en sus puntos de frenada, y yo creo que por ejemplo la resistencia a la fatiga y la concentración van a ser clave de cara a enfrentarse con todo ese castigo, ese ánimo de resistir vuelta a vuelta y durante varias horas. Por lo tanto, cualidad que en este caso sí que es añadida quizás en más altas dosis en el caso de los pilotos reales. Importantísimo el hecho de entender que estamos ante un trabajo en equipo. Entonces la búsqueda de equipos equilibrados yo creo que es lo que te puede meter en un pódium o en un buen resultado. No podemos tener un piloto que destaque y el resto que no siga esa estela. Al final estamos hablando de trabajo en equipo y el resultado es el trabajo del equipo. Así que esto me parece un punto muy importante. Y no quiero obviar que estamos en un momento en el que hay pilotos que seguro que han tenido esto en cuenta y otros que no: proclamarse campeón aquí puede tener mucha más trascendencia de la que pensamos ahora mismo de cara al futuro. Estamos viviendo un antes y un después en las carreras de simulación y yo creo que como pioneros en ese cambio, los pilotos en su búsqueda de esa ambición y de esa competitividad van a buscar dejar su rúbrica, su firma, en la historia. En definitiva y como conclusión yo creo que Fernando tiene las mismas posibilidades que el resto pero sí que es cierto que podemos destacar ese punto fuerte que estamos viendo, que el simulador no se le da mal, se ha adaptado muy bien pero, como digo, lo importante es que ponga de manifiesto esas cualidades pero con su equipo. Es decir que su equipo acompañe la eficacia de cada vuelta que haga el grandísimo Fernando Alonso va a ser lo que determine si ese equipo, ese pilotazo, acaban en lo más alto.

Casi todos coinciden en la rápida adaptación de Fernando al simulador después de anunciar que había instalado uno en su casa a mediados de mayo y empezar a ganar sus primeras carreras pocos días después. Algo que nos explica con más detalles Pablo López, piloto profesional del Team FordZilla:

“Hay un punto de inflexión de Fernando en el simracing, sobre todo después de pasar de utilizar volante y pedales de Logitec, menos profesionales que los que usa ahora. El caso es que desde que tiene el simulador con Direct Drive de Fanatec y una pedalera buena, a partir de ahí empezaron sus buenos resultados porque todo se parece mucho más a lo que él está acostumbrado. Sin contar con las fuerzas G que él conoce de un coche, los inputs que recibe con este nuevo equipo son mucho más realistas. Por otro lado rFactor2 es un buen simulador y eso le ha permitido coger sensaciones rápido. ¿Es Fernando tan bueno como parece? Es muy bueno, no hay duda, pero creo que contra un simracer profesional todavía le falta algo. Porque él se prepara mucho las carreras, pero creo que ahora mismo contra pilotos como Verstappen va a sufrir un poco en Le Mans. No va a ser lo mismo que las carreras que ha disputado hasta ahora porque además va a haber muchos simracers profesionales en estas 24 horas. Pero que en nada está ahí. Estoy seguro, vamos. Simplemente lleva un mes con un Direct Drive y ya ha ganado a casi toda la parrilla normal de pilotos reales. Pero faltan los simracers aún. A Max Verstappen le costó mucho llegar al nivel, de hecho todavía no ha ganado ninguna carrera del Campeonato del Mundo de la Porsche eSports Supercup. Hay mucho simracer muy bueno que le mete muchas horas al simulador, Fernando aún no se ha visto las caras con este tipo de gente y este fin de semana lo va a hacer. Es 100% seguro que va a tener una muy buena preparación, pero creo que ahora será cuando se mida con los mejores del mundo en simracing y podremos ver realmente a qué nivel está. Pero que estoy seguro que tiene potencial de sobra y que si quisiera estaría ahí”.

Esto nos lleva a una buena cuestión ¿esto es solo un entretenimiento o Fernando Alonso podría plantearse seguir estando activo en el simracing? Manuel Rodríguez, actualmente uno de los mejores pilotos del mundo de Gran Turismo y miembro del equipo Team Read Line me da su opinión:

“En mi opinión, Fernando Alonso es rápido y tiene talento en todo lo que se propone, incluso en el simracing. Es cierto que ha ganado varios eventos, pero en estas 24h de LeMans donde hay mucho más nivel, veremos qué es capaz de hacer. Aunque también pienso que no es un piloto que le guste demasiado el simracing, ya que no se ha movido lo suficiente con su equipo de eSports y ha estado mucho tiempo sin aparecer en ningún evento, al contrario que otros pilotos reales mucho más activos en nuestra disciplina”.

Siga o no, en lo que están todos de acuerdo es que su presencia en un evento como este es importante, pero más aún lo es, que se reconozca justamente el valor que tiene destacar en este tipo de competiciones. Sobre ello me habla Javier Soto, del equipo GTros:

https://twitter.com/GTro_stradivar/status/1267045774128492544?s=20

“Para mi, Fernando Alonso tiene tanta capacidad analítica a la hora de conducir cualquier cosa ya sea en simulador o en la realidad, que es capaz de adaptarse a cualquier situación. Y ahora lo está demostrando en sus resultados en los simuladores. Y, a parte, lo competitivo que es y por lo que se le conoce. No digo que los demás no sean competitivos pero yo creo que cuando Fernando Alonso intenta competir en cualquier cosa intenta dar el máximo y ganar. Estoy seguro que lleva semanas estudiando a fondo todo el comportamiento del coche, del neumático, de las suspensiones, de cómo configurar el coche para sacar el máximo. Así que creo que es un firme candidato por su capacidad analítica, por su capacidad de trabajo y, por supuesto, por su talento y la habilidad innata que tiene para ir rápido ya sea con un coche virtual o con un coche real. La verdad es que me alegro bastante de que podamos ver aquí a Fernando Alonso, al igual que los demás pilotos reales que últimamente se están acercando al simracing, porque así se le da más visibilidad y así demuestran al público general que el simracing se puede correr seriamente y que no es simplemente unos videojuegos en los que todo el mundo va a chocarse y a hacer locuras. Aquí a los que nos gusta de verdad lo que pretendemos es que sea una competición totalmente seria y yo creo que Fernando Alonso puede ser un buen referente en este campo”.

Se retrasmitirá en televisión para todo el mundo

Resumiendo, este fin de semana veremos al vigente campeón de las dos últimas ediciones de las 24 horas de Le Mans, debutará en un mundo completamente nuevo para él (otra vez). Con la máxima igualdad y la mínima experiencia. En un equipo con buen potencial pero contra rivales complicadísimos. Ganar esta carrera no va a ser nada fácil para ninguno de los que van a tomar parte en ella, pero lo que está claro que es nosotros podremos disfrutar mucho. Todo ello en un evento apasionante, de categoría mundial, que nunca se había hecho y que posiblemente muchos espectadores descubran por primera vez. Incluso contará con el tradicional invitado famoso para dar la salida, el ex jugador de la NBA, el francés Tony Parker.

Un evento que, además, ofrece posibilidades para disfrutarlo que jamás habríamos podido imaginar en el mundo de las carreras tradicionales, empezando por el hecho de poder compartir la carrera con los pilotos mientras conducen. Un gran espectáculo que en España se podrá seguir en directo en televisión a través del canal Eurosport, con el equipo habitual de las 24 horas de Le Mans: Javier Rubio y Tomás Saldaña.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies